FORMACIÓN PROFESIONAL vs GRADO UNIVERSITARIO

Elegir qué continuar estudiando es una decisión difícil y en la que se encuentran todos los jóvenes que se encuentran en 4º de ESO. La oferta formativa es enorme y muy diversa y además se añade la tesitura de elegir caminar hacia un Ciclo Formativo o un Grado Universitario.

Estudiar Formación Profesional

El mercado laboral en nuestro país pasa por una situación complicada. La inserción laboral es una meta cada vez más difícil para la mayoría de jóvenes que están en edad de trabajar. Con frecuencia, los estudios universitarios no cumplen la función de facilitar el acceso al mundo laboral tan rápidamente como algunos quisieran. Si tu objetivo es cualificarte profesionalmente para conseguir un trabajo lo más pronto posible, la formación profesional es lo que estás buscando.

La formación profesional, consiste en un aprendizaje orientado a la inserción y profesionalización laboral. Este tipo de estudios tienen una duración de 2 años y están orientados a preparar al alumno para desempeñar una profesión cualificada.

Existen 3 niveles de formación profesional:

  1. Ciclo de FP Básica: está dirigida a jóvenes de entre 15 y 17 años que, a pesar de no tener la ESO, quieran aprender una profesión.
  2. Ciclo de Grado Medio: es el primer eslabón de la educación postobligatoria. Los estudios tienen una duración de 2 cursos, en los cuales se incluyen contenidos de carácter teórico y práctico. En esta formación es obligatorio realizar la FCT (Formación en Centros de Trabajo). Estas prácticas tienen el objetivo que el alumnos aprenda y no conlleva ninguna relación contractual con la empresa. Lo más interesante es que la FCT da experiencia en el mundo laboral y empezar a construir el CV.
  3. Ciclo de Grado Superior:  son el último eslabón de la Formación Profesional. Proporciona un nivel de aprendizaje más alto y ofrece una bien nivel de empleabilidad. También es obligatoria la FCT. Con el CFGS también se tendrá la oportunidad de acceder a estudios más avanzados como un Grado Universitario.

Ventajas de estudiar FP

  1. Menos años de estudio. Si escoges la FP, obtendrás la titulación en la mitad de tiempo comparándolo con un grado universitario.
  2. Formación más práctica. Se combina de la teórica y la práctica. Mediante la FCT se pone en contacto alumno con empresa.
  3. Te ofrece una formación práctica y que te da acceso al Grado Universitario.
  4. Tienen una buena aceptación en el mundo laboral. Tiene una buena empleabilidad.

 

Estudiar una carrera universitaria

Estudiar una carrera o grado universitario puede permitirte crecer profesionalmente optando a puestos laborales mejor pagados. Elegir qué tipo de carrera quieres hacer tendrá una importancia crucial, pues constituye el primer paso hacia tu futuro laboral. Antes de tomar esta importante decisión, es conveniente que te informes debidamente.

¿Qué es un grado?

Un grado universitario es un estudio de segundo ciclo que viene con una duración de cuatro años académicos y su finalidad es la formación general que prepararán para ejercer una determinada actividad profesional.

Ventajas de estudiar una carrera

  1. Las carreras universitarias se sitúan en un eslabón superior del mundo académico. Esto permite a los que poseen un título universitario acceder a puestos de trabajo con más responsabilidad y dirección.
  2. Una vez acabado el grado, el estudiante tiene la oportunidad de especializarse con un Postgrado o un máster. Hoy no se puede acceder a un máster teniendo únicamente un Ciclo Formativo
  3. Formación más larga y con más contenido. Se obtiene mucho conocimiento de la rama y especialización de la que uno se forma.
  4. Desde algunos sectores se considera la titulación universitaria de más prestigio social y profesional. Tal como ya hemos comentado, con un grado universitario se accede de forma más rápida y directa a posiciones de dirección.

 

Lo que sí está claro es que es una de las elecciones más importantes de las vidas de los alumnos que deben escoger su futuro profesional. Desde Aim Solo, como expertos en orientación, afirmamos que la fórmula para poder elegir de forma correcta y para garantizar el éxito, es conocer el talento (conjunto de atributos que permiten a una persona realizar tareas que le son encomendadas) que uno tiene, saber qué se puede hacer con ese talento en el mundo profesional e investigar el itinerario académico y formativo para acceder a estas profesión.

 

¡¡NO SÉ QUÉ SEGUIR ESTUDIANDO!!

Saber con certeza lo que quieres estudiar es difícil. La elección de los estudios superiores es un momento de gran tensión para muchos jóvenes. El miedo a tomar la decisión equivocada, el no saber qué estudiar y lo que implica esta decisión en tu futuro, son sólo algunas de las preocupaciones más comunes. El 92% de los jóvenes que tienen que escoger los estudios se encuentran en la misma situación que tú. Por ello es imprescindible darle la importancia que se merece a esta decisión.

 

Sé proactivo, no dejes para el último minuto la decisión

Si quieres tener claro qué estudiar debes dedicarle tiempo y atención en tomar esta decisión, no es una decisión fácil ni vendrá sola. Debes investigar las profesiones, preguntar a expertos, visitar universidades, averiguar qué es aquello que se te da mejor.

 

Piensa en la profesión, no en los estudios superiores.

Los estudios son un puente que hay que cruzar para llegar a la profesión. Estarás estudiando 2, 4 o 6 años, pero a la profesión te dedicaras el resto de tu vida. Por tanto, piensa en la profesión y después mira qué itinerario formativo requiere esa profesión. No habrá la carrera o el ciclo formativo ideal, habrá cosas que te gustaran más y otras que te gustarán menos, pero el objetivo es conseguir acceder a la profesión que sí se te dará bien y te hará feliz.

 

¿Hay que tener en cuenta la salida que tienen los estudios?

Evidentemente hay que ser práctico en este sentido y averiguar cuáles serán las profesiones del futuro que tendrán más posibilidades de encontrar trabajo. Es interesante buscar de esas profesiones cuáles serán las que mejor encajan contigo para poder acceder a un trabajo que se te dé bien, te haga feliz y te puedas ganar la vida.

A pesar de ello, no podemos saber con total certeza cuáles serán las profesiones con las que nos podremos ganar mejor al vida dentro de 6 u 8 años. Nadie nos puede garantizar el salario de un puesto de trabajo. Lo que sí sabemos es que si hacemos aquello que mejor se nos da, seremos buenos en nuestro puesto de trabajo, podremos aportar las soluciones que las empresas nos pidan y por tanto estas empresas nos contrataran.

 

 Tú eres tú.

Otro de los errores que a menudo se hacen a la hora de escoger los estudios es escoger por lo que hacen los amigos, o porque la universidad está cerca de casa o porque mi padre es abogado, yo seré abogado.

Tú eres tú y debes elegir por lo que tú eres. Volvemos a repetir lo mismo, identifica qué es aquello que se te da mejor, investiga cómo eres y cómo se puede utilizar esto en el mundo laboral. Es posible que te aparezcan propuestas que nunca has pensado.

Tú eres quien vivirá tu vida, no lo harán tus amigos, ni tus padres ni tus hermanos, por tanto concéntrate en ti.

¡¡Ahora bien!! en esta decisión tan importante deben ayudarte las personas que están más cerca de ti, es decir tus padres. De hecho es una decisión que deberías consensuar entre todos ya que tu formación es un proyecto de familia donde, sobre todos tus padres, te deberán ayudar y apoyar.

 

Te podemos ayudar.

Si no saber qué estudiar ni por dónde empezar, en AIM SOLO, te ayudamos a ti y a tu familia a tomar una de las decisiones más importantes de tu vida. Identificamos tu talento, definimos tu ADN profesional, mediante tecnología muy avanzada lo comparamos con las más de 1.300 profesiones que existen y te proponemos las que más encajan según tu perfil. Dibujamos el itinerario académico necesario para acceder a estas profesiones, hacemos métricas intelectuales teniendo en cuenta tus notas y las proyecciones y te acompañamos hasta que tú tomes la decisión.

No hacemos un simple test ni te agobiamos con un montón de información genérica. Somos expertos en orientación académica y profesional y te propondremos tus propuestas que encajan en tu perfil para garantizar tu éxito.

¿CÓMO ELEGIR LA UNIVERSIDAD?

Decidir dónde estudiar el grado que hemos escogido es una de las decisiones más importantes y estresante que tendremos que hacer. Además es un aspecto clave que puede determinar el éxito o fracaso de nuestro itinerario académico. Cada persona es diferentes y es por esto que cada uno tiene que buscar la universidad que más se adapta a las necesidades, posibilidades, proyectos e intereses de cada uno.

Un dato que muchos estudiantes desconocen es que España es uno de los países europeos con mayor tasa de fracaso universitario. La principal razón es que se deja la decisión del qué voy a estudiar y dónde voy a hacerlo para el último momento. Es decir que dejamos para el último segundo una de las decisiones que condicionará de forma muy determinante nuestro futuro tanto profesional como personal. El resultado de esta decisión de última hora da como resultado que el 20% de los universitarios abandonan la carrera, debido a la desilusión con carreras que no son lo que uno se imaginaba o por haber elegido una formación superior que no nos gusta porque no es aquello que se nos da mejor.

Es por eso que recomendamos empezar el proceso de decisión lo antes posible y eso es en 4º de ESO donde todavía no hay nada que condicione tu decisión. En el caso de bachillerato todavía estas a tiempo, aunque el tipo de bachillerato elegido ya empieza a condicionar el grado a través de la nota de corte.

 

Cómo puedes elegir para asegurar el éxito.

 

LO PRIMERO QUE HAY QUE DECIDIR: A QUÉ TE QUIERES DEDICAR

Esto es una decisión tan personal como dónde estudiar. Uno de los errores más comunes cuando estás en 4º de la ESO es escoger al corto y pensar solo en el Bachillerato. Por tanto nuestra recomendación es identificar la profesión y construir el camino hacia atrás para determinar el itinerario académico necesario para acceder a esa profesión. Evidentemente se tiene que ser práctico y tener en cuenta también las salidas profesionales pero debe ser uno más de los factores a tener en cuenta. Cuando una persona hace aquello que se la da bien, aparte de hacer ser feliz, será bueno en su puesto de trabajo.

Sólo tienes que descubrir cuál es tu talento y saber dónde aplicarlo en el mundo laboral, es decir qué profesión encaja con tu perfil. La orientación de Aim Solo te ayudará en conocer esta información.

 

ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA ELEGIR LA UNIVERSIDAD

Una vez ya sabes qué es a lo que te querrás dedicar, debes identificar qué grado es el ideal para acceder a la profesión y en qué universidad lo vas a hacer.

Definir qué universidad es la mejor para ti, es muy personal y no depende de si tus amigos van a esta o si está más cerca o lejos de casa.

Aspectos que pueden ayudarte a escoger la mejor universidad para ti son los siguientes:

  • ¿Qué universidades imparten la carrera que he decidido?: Esta criba hará que tengas una lista de las universidades potenciales para poder cursar tu Grado Universitario.
  • Cómo puedo acceder a las universidades: Aquí un factor muy importante y determinante si quieres ir a una universidad pública es la nota de corte (que esto da para otro artículo). En función de las asignaturas que has escogido al bachillerato y tu expediente académico te condicionará la entrada a las universidades. En el caso de las universidades privadas las notas toman una importancia menor.
  • Coste: Éste aspecto sí que es interesante tenerlo en cuenta para poder escoger una universidad pública o tienes posibilidades de ir a una privada, el cual es coste es mucho más elevado. También valorar la posibilidad de ir a una universidad fuera de tu ciudad o comunidad autónoma, ya que esto implica el alquiler de un piso, o una residencia, transporte, ocio, comida, etc. También hay posibilidad de obtener becas económicas o intentar compaginar los estudios con un trabajo.
  • Prestigio de la universidad. Hay universidades que aportan más marca en determinados ámbitos profesionales y es un aspecto que también puedes tener en cuenta.
  • El profesorado: Es importante saber qué tipo de profesorado hay en la universidad, por ejemplo si son profesionales activos en el mundo laboral. Es más interesante que te forme un profesor que está en contacto directo con el mundo laboral porque transmite qué es lo que se está demando y lo que piden realmente las compañías. Cuáles son sus referencias, su CV, cuántos alumnos tocan por profesor, apoyo de los profesores fuera del horario académico.
  • Cómo es el programa universitario: Si es más práctico, más teórico, cómo se hacen las clases. Qué medios posee la universidad para impartir las clases: tecnología, contactos, bibliotecas, laboratorios, herramientas que podrás utilizar, instalaciones, etc.
  • Bolsa de trabajo y programa de inserción laboral: Tiene algún apoyo para la inserción laboral, en el momento de buscar prácticas qué contactos o facilidades tienen para ayudarte en este sentido.
  • Ubicación geográfica: ¿Prefieres quedarte cerca de casa? ¿Te gustaría una gran ciudad o un sitio más pequeño?
  • Tamaño de la universidad: ¿Te gusta estar en un entorno con mucha gente? Entonces deberías pensar en una universidad grande, donde el ambiente será más cosmopolita y habrá mucha más diversidad. O si por lo contrario no te gustan las multitudes, es mejor escoger una universidad que tanga menos plazas.
  • Programas de intercambio: Si estás pensando en una carrera internacional es interesante que la universidad tenga un buen programa de intercambio, con convenios en diferentes países y universidades.
  • Vida social: También es un aspecto que debes valorar ya que te pasaras muchas horas en la universidad. Investiga si existen organizaciones que montan actividades, clubes, etc.

En conclusión, decidir qué vas a estudiar y dónde es una de las decisiones más importantes de nuestras vidas, por tanto es imprescindible darle el tiempo y la importancia que se merece a esta decisión. El primer paso es saber en qué soy bueno, cómo lo puedo aplicarlo en el mundo laboral y dónde debo iniciar ese camino para garantizar el éxito. Para poder tomar la decisión correcta y no ser de los que abandonan el grado, nuestros programas de orientación académico y acompañamiento te pueden ayudar a que tú y tu familia toméis la decisión correcta.

ELEGIR EL GRADO

¿Estoy preparado para decidir a qué me dedicaré el resto de mi vida?

A menudo leemos artículos de personas que pertenecen al sistema universitario que dicen que debemos quitarnos de la cabeza la pregunta anterior, porque ha dejado de tener sentido y recomiendan sustituirla por otra más pragmática: qué les apetece estudiar durante los próximos cuatro años.  Nos dicen que  “Vivimos en la sociedad del aprendizaje continuo” lo de tomar la gran decisión de tu vida a los 18 años no se ajusta a la realidad. Todo se puede reconducir y nada es irreversible”, defienden.

Aunque el futuro será así, en la actualidad nadie piensa en términos de estudiar toda la vida, entre otras cosas porque quien lo va a costear. Elegir el camino más rápido, el que antes nos lleve al mundo profesional importa y mucho. Lo mismo sucede con que todo se puede reconducir, fácil cuando esto se trata de los demás, sobre todo de alumnos y familias que sigan pagando las matriculas cada año. Y por último, ya sabemos lo peligroso de elegir los estudios en base a lo que te gusta: el 75% de los alumnos eligen en base a esa idea y solo 1 de cada 4 acaban los estudios superiores.

No podemos obviar que detrás de los mensajes que lanzan las universidades hay un interés empresarial e institucional.

La clave está en saber qué aspecto hay que elegir (interno o externo) para tomar la decisión a las siguientes 3 preguntas:

  • ¿Qué se me dará mejor?
  • ¿Qué me gustará?
  • ¿De qué abra más trabajo en el futuro?

El 100% de las veces, esas son las preguntas que los alumnos y la familia se hacen.

La clave principal es entender que los estudios, sean cuales sean, son un puente a la profesión. Por lo tanto, la elección debe ser en que ámbito profesional te gustaría trabajar y de qué. Si eso es lo más importante, debes elegir esa profesión para  después construir de forma invertida el camino que te lleve a ella.

Y para elegir la profesión, no hay nada mejor que saber cuáles son todas esas fortalezas que te permitirán desarrollar mejor unas profesiones que otras y eso se resume sabiendo cuál es tu talento.

El talento es la suma de atributos que permiten a una persona hacer mejor unas cosas que otras. No tenía más talento Einstein que Pele, lo que sí que tenían talentos distintos.

Los atributos son más que ser bueno en matemáticas o lenguas. Uno puede tener una emocional muy alta y triunfar en el campo del marqueting aunque tenga una numérica no tan buena. O uno para ser médico debe tener vocación, intrapersonal centrada en los otros, aspecto que le permitirá ayudar a los otros por encima de sus intereses.

Para el acercamiento al grado, te proponemos algunas cosas que debes tener en cuenta:

  1. Revisar en profundidad las asignaturas que integran el grado y para las que tus optativas ponderan. Recuerda que hay algunas que ponderan un 0,2, otras un 0,1 y otras no ponderan. Eso marcara que grado podrás estudiar y sobre todo, la universidad.
  1. Escoger una especialidad que sea un reto, pero que a la vez sea alcanzable. Para ello se debe tener en cuenta las notas de los años anteriores, pero también el tiempo que se ha dedicado, para saber si hay materias que se le dan mejor que otras. Si el estudiante “aprobó por los pelos” matemáticas de primero y segundo de bachillerato no sería lógico que escogiera el grado de ingeniería en telecomunicaciones. Pese a que sienta interés por una determinada carrera, si esa área de especialización no le ha reportado buenas calificaciones durante la secundaria es preferible que sea realista y se decante por otra opción. “No se trata de ver en qué es bueno y en función de eso escoger, sino en pensar qué le gusta y ver si obtuvo buenas notas en las asignaturas relacionadas con ese campo del conocimiento”, remarca. Algunas carreras, sobre todo las científico técnicas requieren tener una buena base en determinadas asignaturas como, por ejemplo, las matemáticas o la física. Proyectar como te ves en el futuro y que dará respuesta a la felicidad. Hay personas que son felices viajando siempre, durmiendo cada noche en un hotel diferente, de reunión en reunión. Hay otros que prefieren un trabajo más rutinario que les permita tener mejor horario, horas libres para dedicarlas a los amigos o las familias, etc. Otros se imaginan emprendiendo proyectos. Ese aspecto no trata solamente de la capacidad, sino de la personalidad, a menudo vinculada a la Intrapersonal, aspecto que condiciona a las personas a elegir uno u otro modelo de vida.
  1. No tomar la decisión en solitario. Decidir el futuro es un proceso holístico, que pertenece a un todo. En ese sentido el futuro de un alumno, hijo de una familia, no solo afectará al interesado en cuestión, sino a todo su entorno. Los padres muchas veces tienen la llave además de decidir si la universidad en la estudiará será pública o privada, si será en la misma comunidad de residencia, en el mismo país o en el extranjero, etc. Por lo tanto, en el proceso de orientación, la familia es clave para la decisión.
  1. Decidir la universidad. Nosotros siempre aconsejamos que se tenga en cuenta la personalidad de cada uno. Hay alumnos que prefieren estudiar en universidades de ciudades pequeñas y otros en ciudades grandes. Eso también pasa con la universidad, hay algunas donde eres un número y otras donde te conocerán por tu nombre. Muchas veces se atribuye eso como una virtud o defecto de la universidad, cuando en la realidad es que se trata más de cómo es la personalidad del propio alumno y de cómo se encuentra más cómodo.
  1. Ninguna decisión es irreversible pero sí que condicionará mucho. No es lo mismo conseguir un grado en 4 años, que abandonar el primer año, para empezar de nuevo en el segundo. Hay que ser más consiente con la decisión que se toma. Para ello nosotros decimos que hay aspectos determinantes que no son académicos y que tratan de como el alumno tiene de entrenadas las competencias personales. Según el Ministerio de Educación y Deporte, unos de los aspectos que más influyen en el abandono es la inadaptación al mundo universitario. Ese paso entre el mundo formativo del bachillerato, donde el alumno estudia en el colegio de toda la vida, en la misma ciudad, con los mismos compañeros, cerca de unos padres que revisan los deberes, las notas, cambia radicalmente a un mundo donde el alumno se verá obligado a ser proactivo, autónomo, reisiliente, trabajador, constante, etc. El que mejor tiene entrenadas esas competencias personales, es el que a menudo hace mejor frente a las adversidades.
  1. Por último otro aspecto fundamental es el acompañamiento. Ese soporte personal que el alumno necesita para atravesar esos momentos difíciles por los que pasará y que a menudo vivirlos en soledad hace que tomen decisiones irreversibles. La orientación se debe entender como un proceso permanente, que empieza  con la elección, pero que debe acompañarlo hasta que aterrice en el campo profesional una vez superada la formación.

En AIM SOLO somos expertos: + de 12.000 alumnos, el 96,8% de éxito en orientaciones y las familias nos valoran con una nota del 9,5. Llámanos y verás cómo ponemos luz a tus dudas.

¿QUÉ ES EL BACHILLERATO?

El Bachillerato es la última etapa de la Educación Secundaria, tiene carácter voluntario y su duración es de dos cursos, normalmente entre los 16 y los 18 años. Se desarrolla en distintas modalidades, de forma flexible y pudiendo cursar diferentes vías dentro de cada modalidad para poder ofrecer una formación más especializada teniendo en cuenta los intereses profesionales del alumnado.

Los estudios de esta etapa tienen las siguientes finalidades

  • Darte una formación general, favoreciendo una mayor madurez intelectual y personal, así como una mayor capacidad para adquirir una amplia gama de saberes y habilidades.
  • Prepararte asegurando las bases para estudios posteriores, tanto universitarios como de formación profesional.
    Orientarte permitiéndote ir dibujando tus preferencias e intereses.
  • Para acceder al Bachillerato es necesario que estés en posesión del título de graduado en educación secundaria. Al finalizar satisfactoriamente los estudios, recibirás el título de bachiller, en cualquiera de sus modalidades.

El Bachillerato debe ayudarte a adquirir tanto una madurez intelectual y humana como los conocimientos y habilidades para desarrollar funciones sociales con responsabilidad y competencia, y una vez finalizado incorporarte a la vida laboral activa o bien seguir estudios posteriores.

Duración:

  • Dos años. Excepcionalmente tres para la modalidad de nocturno.
  • La permanencia en el Bachillerato en régimen escolarizado será de cuatro años, como máximo.
  • Esto último no afecta a los alumnos que cursen el Bachillerato por otro régimen de enseñanza, de adultos o a distancia

¿Cómo acceder al bachillerato?

Para acceder1 al bachillerato tienes que estar en posesión de una de las siguientes titulaciones:

  • Graduado en Secundaria Obligatoria (ESO).
  • Título Técnico Deportivo o de Técnico de Artes Plásticas y Diseño.

Promoción del bachillerato

Durante el bachillerato se realiza una evaluación continua de las diferentes materias.

Para promocionar de primero a segundo curso, tienes que tener todas las asignaturas superadas o tener una evaluación negativa en dos materias como máximo. Si tienes tres o más asignaturas suspendidas, tienes que repetir 1º de bachillerato.

Si promocionas al segundo curso sin tener todas las materias superadas, tendrás que matricularte de las materias pendientes del curso anterior. Los centros organizan actividades de recuperación y evaluación de las materias pendientes.

Para obtener el título de bachillerato tienes que tener todas las asignaturas superadas. Si después de cursar segundo de bachillerato tienes asignaturas suspendidas, te puedes matricular y cursar únicamente las materias suspendidas.

¿Puedo cambiar de modalidad de bachillerato?

Si te has matriculado a una modalidad de bachillerato y en el momento de empezar las clases decides que quieres realizar otra modalidad, puedes solicitar al centro educativo un cambio de modalidad durante las primeras semanas de primero de bachillerato.

Si has cursado 1º de bachillerato en una modalidad y quieres cambiar de modalidad en 2º de bachillerato, puedes hacerlo, pero tienes que cumplir con las siguientes condiciones:

  • Debes cursar las asignaturas troncales de bloque de 2º y, las de 1º que no hubieras superado.
  • Debes cursar la materia general del bloque de asignaturas troncales propia de 1º de la nueva modalidad.
  • Debes cursar las materias del bloque de asignaturas troncales de opción de la nueva modalidad, tanto de 1º, como las de 2º.
  • Las materias específicas superadas de 1º, pueden computarse como materias específicas en la nueva modalidad. Y debes superar las materias específicas de 1º de la nueva modalidad.
  • Debes superar aquellas materias de 1º que estén condicionadas a materias de 2º.

 

1 Dependiendo de la Comunidad Autónoma en la que quieres estudiar, puede haber más opciones de acceso, como estar en posesión del título de técnico de un ciclo formativo de grado medio.

Educación Secundaria Obligatoria ESO

La Educación Secundaria Obligatoria es una etapa educativa para estudiar desde los 12 años hasta los 16.  Proporciona la formación necesaria para estudiar a continuación un   Bachillerato o la Formación Profesional de Grado Medio. También facilita el acceso al Trabajo e incorporación al mercado laboral.

Se estructura en cuatro cursos divididos en dos ciclos, un primer ciclo de tres cursos y un segundo ciclo de un curso.

Estos estudios están organizados según la educación en común y la atención a la diversidad del alumnado, y presta una atención especial a la orientación educativa y profesional.

Su finalidad es que los alumnos adquieran los conocimientos básicos de la cultura: humanísticos, científicos y tecnológicos; desarrollar y consolidar hábitos de estudio y de trabajo; preparar para la incorporación a estudios posteriores o la inserción laboral; formar a todos para el ejercicio de sus derechos y obligaciones en la vida como ciudadanos.

La evaluación de la Educación Secundaria Obligatoria es continua, formativa e integradora. Se puede promocionar de un curso a otro cuando existe una evaluación positiva en todas las asignaturas o negativa en un máximo de dos asignaturas.

Al finalizar estos estudios se obtiene la titulación de  graduado esta titulación permite:

Acceder al trabajo y al  mercado laboral.
Acceder estudiar bachillerato o cicló formativo medio
Estructura de la Educación Secundaria Obligatoria

Las asignaturas de cada curso son: Primer ciclo: (1º, 2º y 3r curso)

1º ESO 2º ESO 3º ESO
Asignaturas troncales
(El horario lectivo  mínimo de estas materias
ocupará, como mínimo, el 50% del total del horario)
– Biología y Geología
– Geografía e Historia
– Lengua Castellana y Literatura
– Matemáticas
– Primera Lengua Extranjera
– Física y Química
– Geografía e Historia
– Lengua Castellana y Literatura
– Matemáticas
– Primera Lengua Extranjera
– Biología y Geología
– Física y Química
– Geografía e Historia
– Lengua Castellana y Literatura
– Primera Lengua Extranjera
Materia de opción:
– Matemáticas Orientadas a las Enseñanzas Académicas
– Matemáticas Orientadas a las Enseñanzas Aplicadas
Asignaturas específicas
(En cada uno de los cursos)
– Educación Física
– Religión o Valores Éticos
Un mínimo de 1 y un máximo de 4 de las siguientes (que podrán ser diferentes en cada uno de los cursos):
– Cultura Clásica
– Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial
– Música
– Tecnología
– Educación Plástica, Visual y Audiovisual
– Segunda Lengua Extranjera
– Religión (si no se ha elegido anteriormente)
– Valores éticos (si no se ha elegido anteriormente)
Asignaturas de libre configuración – Lengua Cooficial y Literatura (recibirá un tratamiento análogo al de la materia de Lengua Castellana y Literatura).
– Asignaturas específicas no cursadas o materias por determinar.

 

Segundo ciclo: (4º curso)

Enseñanzas académicas
(hacia Bachillerato)
Enseñanzas aplicadas
(hacia Formación Profesional)
Asignaturas Troncales
(El horario lectivo de estas materias ocupará, como mínimo, el
50 % del total del horario)
Troncales generales
– Geografía e Historia
– Lengua Castellana y Literatura
– Primera Lengua Extranjera
– Matemáticas Orientadas a las Enseñanzas Académicas – Matemáticas Orientadas a las Enseñanzas Aplicadas
Troncales de cada opción
A elegir 2 entre las siguientes:
– Biología y Geología
– Economía
– Física y Química
– Latín
A elegir 2 entre las siguientes:
– Ciencias Aplicadas a la Actividad Profesional
– Iniciación a la Actividad Emprendedora y Empresarial
– Tecnología
Asignaturas específicas
(En cada uno de los cursos)
– Educación Física
– Religión o Valores Éticos
Un mínimo de 1 y un máximo de 4 de las siguientes:
– Artes Escénicas y Danza
– Cultura Científica
– Cultura Clásica
– Filosofía
– Música
– Tecnologías de la Información y la Comunicación
– Segunda Lengua Extranjera
– Educación Plástica, Visual y Audiovisual
– Una materia del bloque de asignaturas troncales no cursada
– Religión (si no se ha escogido anteriormente)
– Valores éticos (si no se ha escogido anteriormente)
Asignaturas de libre configuración – Lengua Cooficial y Literatura (recibirá un tratamiento  análogo al de la materia de Lengua Castellana y Literatura).
– Asignaturas específicas no cursadas o materias por determinar.
– Materias de ampliación de los contenidos de alguna de las materias de los bloques de asignaturas troncales o específicas.

 

Competencias

Según el Ministerio de Educación y Formación Profesional, las competencias se conceptualizan como: “un “saber hacer” que se aplica a una diversidad de contextos académicos, sociales y profesionales. Para que la transferencia a distintos contextos sea posible resulta indispensable una comprensión del conocimiento presente en las competencias y la vinculación de este con las habilidades prácticas o destrezas que las integran.”

Las siete competencias básicas del currículo de Educación Secundaria Obligatoria son:

  • Competencia en comunicación lingüística.
  • Competencia matemática y competencias básicas en ciencia y tecnología.
  • Competencia digital.
  • Aprender a aprender.
  • Competencias sociales y cívicas.
  • Sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.
  • Consciencia y expresiones culturales.