Aim Solo incorpora como asesor tecnológico a Marc Celeiro, un joven de Cervera de 16 años ganador del premio FGCHackApp

Marc Celeiro

Para mí, el talento lo tiene una persona que, a pesar de no tener muchos conocimientos de un campo, pone ganas de aprender e ideas

¿De dónde surge tu pasión por las nuevas tecnologías?
Mi pasión por las nuevas tecnologías nace después de que mi padre me creara mi primera dirección de correo electrónico, fue cuando empecé a probar cosas con el ordenador. Desde entonces, he ido aprendiendo cosas por mí mismo, descubriendo la programación y creando apps!

¿Crees que tu futuro laboral está orientado hacia este sector? ¿De qué te ves trabajando dentro de 10 años?
En parte creo que sí, ya que es el campo que mejor se me da. Sin embargo, me gustaría fusionarlo con algo multimedia (fotografía, edición de vídeo, etc.), que es un ámbito que también me encanta. La verdad, eso sí, no tengo ni idea de dónde me veo trabajando en 10 años, ya que tengo un amplio abanico de temas que me gustan.

¿Cómo ves el mundo laboral? ¿Crees que habrá oportunidades para la gente de tu edad? Muy a menudo se habla de que muchas de las profesiones que desarrollarán aún están por inventar, crees que esto te puede desmotivar o todo lo contrario?
Actualmente, creo que vivimos en un país con pocas oportunidades para gente joven que más o menos ya sabe cuál es su campo profesional, pero lo peor es cuando te ves imposibilitado a la hora de hacer tus propios proyectos por las barreras de la administración. Sin embargo, lo que me ha pasado a mí con Aim Solo es lo que hace que las personas que tenemos un perfil parecido podamos sentirnos, al menos, valorados profesionalmente. En relación a las profesiones futuras, estoy seguro de que en menos de diez años habrá nuevas y muy interesantes. Habrá que verlo … 🙂

Contigo empezamos una serie de entrevistas sobre el talento. ¿Qué es para ti el talento?

Yo creo que el talento es algo muy relativo, aunque por definición signifique que una persona puede ser experta en un campo concreto. Con esto quiero decir que no hay una tipología de persona establecida con la etiqueta de “con talento”. Por ejemplo, a mí desde hace unos años siempre me han considerado que tengo un talento para las nuevas tecnologías, y no lo desmiento, ya que es algo que realmente siempre se me ha dado bien. Pero tal vez una persona con talento dentro de este mundo puede saber hacer un software tan sofisticado que se podría comparar con aplicaciones de éxito en el mercado y lo haga intuitivamente, o puede haber gente para quien este sea un mundo donde se siente muy a gusto trabajando y que a la vez sabe administrarlo y hacerlo funcionar muy bien, sin tener grandes conocimientos, pero siempre con ganas de aprenderlos. Y yo me considero una persona del segundo grupo, ya que me apasiona el tema, se me da bastante bien, pero, por ejemplo, no tengo muchos conocimientos de código. Eso sí, lo equilibro con algo que también encuentro que es un punto fuerte: tengo muchas ideas, ideas que en el mundo de la informática son muchas veces importantísimas.

¿Qué ha supuesto para ti ganar el concurso de Datos abiertos de FGC?En primer lugar, una satisfacción personal ya que esto hace que se valoren los proyectos “hechos en casa”, en los que tantas horas has invertido. Pero también me ha abierto una puerta importantísima, y ​​es el de la difusión. Piensa que en temas de publicidad nunca me he podido gastar dinero, y, por tanto, fue una oportunidad de oro para enseñar a la gente lo que había hecho y que durante estos últimos meses he intentado aprovechar al máximo.

 
¿Tienes en mente nuevas aplicaciones? ¿Cómo funciona el proceso de creación? ¿Detectas la necesidad y / o carencia y a partir de ahí lo desarrollas? ¿Cuántas horas le dedicas al día?
Por supuesto! No paro quieto. Hace unos meses me encontré con una cuestión sanitaria que no estaba cubierta por ninguna aplicación en catalán. Por lo tanto, es el primer proyecto personal que me gustaría poner en marcha este verano y espero poderlo publicar en breve.
El proceso de creación de una aplicación depende mucho de cómo lo quieras hacer, pero normalmente hay que seguir siempre un esquema: empezar por mirar si es una falta o si ya hay aplicaciones de la misma tipología, valorar el coste de diversos factores (como puede ser el tiempo, la inversión económica o el mantenimiento posterior a la publicación) y preguntarte si realmente puede ser útil para el usuario. Después de hacerte estas preguntas y ver que realmente vale la pena, se pone en marcha el proyecto. El tiempo de dedicación varía mucho en función de la época del año en que me ponga.

¿Cuál es la clave para que una aplicación sea útil?
Una aplicación, según mi punto de vista, debe cumplir tres puntos: que sea intuitiva para el usuario, que estéticamente esté bien y que todo sea muy funcional. Si alguno de estos puntos falla puedes tener problemas y es posible que los usuarios busquen una alternativa a esta app. Después, ya entramos en el apartado de funciones, pero esto ya es algo más personal de cada desarrollador y, por tanto, no encuentro que sea un punto clave, sino que es lo que pienso que diferencia dos apps de la misma tipología.